Mostrando entradas con la etiqueta HOrtalizas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HOrtalizas. Mostrar todas las entradas

Visita al Jardín Botánico

El pasado día 25, realizamos una de las visitas previstas de un curso de la Universidad Popular de Gijón, que imparto sobre Poda e injerto de frutales, la del Jardín Botánico de Gijón.
A continuación os dejo unas fotos de la misma. Cortesía de Constancio y su maravilloso blog sobre pesca submarina y otras cosas del mar, pasión por este medio y sus habitantes que comparto, aunque yo solo desde fuera del agua.



Berenjenas verdes













Tod@s que hayáis querido plantar berenjenas en la cornisa Cantábrica, habréis podido comprobar lo difícil de obtener una buena cosecha si no es dentro del invernadero,. Esto se debe a que los veranos no son lo suficientes calurosos para esta planta, sobre todo para las plantas de frutos grandes; yo he probado con plantas de fruto pequeño y se puede obtener un buen puñado de frutos por planta.
Aunque en mi empeño por cultivar esta planta de deliciosos frutos, por lo menos para mi gusto, este año he plantado una variedad procedente de Seed Savers Exchange, denominada Apple Green  por sus redondeados frutos de un color verde. Según me cuentan en su catalogo esta planta es ideal para zonas con veranos fríos y ademas su ciclo de cultivo es mas corto que el de otras variedades 70 días desde la siembra frente a los 85 y 90 de otras variedades. ya os iré contando que tal  se adapta.
Esta variedad  fue descubierta recientemente en 1964 por la Universidad de New Hampshire,  desconociéndose su cultivo al contrario de otras variedades muy cultivadas en todo el mundo.
Como con la berenjena podemos investigar variedades de otras hortalizas que se puedan dar mejor en nuestra zona que las comerciales que venden tiendas y viveros, es la única opción al perderse variedades tradicionales que si estaban adaptadas al clima del Cantábrico con veranos cortos.

Una nueva verdura para el huerto


Este mes he encontrado semillas de una hortaliza de la familia de las coles (Brassicaceae) de la que se utiliza la raíz y también las hojas, cocinadas de diferentes maneras. Estoy hablando del colirrábano del cual solo tenia referencias por libros y que me apetecía probar con su cultivo. Acabo de hacer los semilleros y no sabia nada sobre su cultivo por si algun@ tenéis ganas de probar también con esta verdura os trasmito un resumen de lo que he recopilado sobre su cultivo.
El colirrábano, se adapta a todos los tipos de suelo Aunque prefiere una tierra rica y suelta. Las semillas deben sembrarse entre marzo y junio, en surcos separados entre sí por 30 cm a una profundidad de 5 cm. A continuación hay que cubrir con compost y regar. El aclareo se llevará a cabo entre 5 y 6 semanas más tarde, dejando sólo una planta cada 20 cm. El mantenimiento consiste básicamente en colocar un acolchado o mulching para mantener un cierto nivel de frescura del suelo. Por otro lado, a pesar de las diversas enfermedades relacionadas con la presencia de parásitos, el colirrábano resiste y crece rápido. Una primera cosecha podrá efectuarse entre 8 y 10 semanas más tarde, cuando la parte hinchada del tallo tenga el tamaño de una pelota de tenis. Este último punto es importante, ya que si sigue creciendo ya no será comestible debido a su dureza. Existen numerosas variedades rojas y blancas, aunque aquí es difícil que encontremos variedad.

Enemigos al acecho


Ante la proximidad de la llegada de la primavera, y una vez realizadas las labores del suelo, empezamos a poner el plantel en el huerto y con ellos los caracoles y babosas comienzan a aparecer llamados por tan tiernos bocados.
Es a partir de estos momentos cuando tenemos que emplear todas nuestras tácticas para mantener a nuestros insistentes enemigos alejados. La cosa ademas se nos complica para los que no queremos utilizar la guerra química, utilizada tan a la ligera por gran numero de cultivadores.
Un truco que me contaron de mano de aldeanos de la zona, y que tendré que poner en practica para ver los resultados es acolchar las coles y repollos con felechos (helechos). Por probar, no se pierde nada.
Otra estrategia es aprovecharse de que los caracoles son muy sibaritas, hay plantas a las que no se acercan y crear barreras con dichas plantas poniendo entre estas las mas propensas a ser atacadas, por ejemplo poner las lechugas entre los tomates.
Incluso me he comprado unos sobres de semillas de flores, en una cadena de supermercados alemana, que ademas de dar color a nuestro huerto actúan como una barrera anti-caracoles.
A ver si somos capaces de minimizar daños combinando estrategias.

Libros pacticos V: Una guia de plantación para iniciarse


Esta guía para principiantes nos ofrece una explicación introductoria y clara de la asociación de cultivos, explicándonos los beneficios de la jardinería y al agricultura en armonía con la naturaleza.. Se exploran las muchas ventajas de la asociación de cultivos y de los cultivos intercalados, y muestra con qué facilidad las técnicas par asociar cultivos pueden ser incorporados en nuestro huerto y jardín para hacerlos más saludables y productivo, ademas de convertirlos en plantaciones mas resistentes a plagas y enfermedades al beneficiarse mutuamente las plantas unas de otras. Profusamente ilustrado y con sencillas explicaciones, se hace un compañero imprescindible para iniciarnos en la siembra y el cultivo. También en ingles aunque es una obra sencilla de entender.
A GUIDE TO COMPANION PLANTING
Michael Littlewood

Libros pacticos III: Enciclopedia del Cultivo de Frutas y Hortalizas


Una guía esencial para todo aquel que tenga un huerto, o quiera ponerse manos a la obra, y necesite conocer desde los detalles más básicos del cultivo, como los tipos de suelo, hasta aspectos más concretos, por ejemplo, los soportes que son necesarios para cada especie es el libro:

ENCICLOPEDIA DEL CULTIVO DE FRUTAS Y HORTALIZAS de VV.AA. Ed. S.A. NATURART.

Esta obra abarca un amplio tipo de técnicas, desde orgánicas, modernas y tradicionales, así como más de 150 cultivos con sus variedades, muchas de ellas galardonadas por la Royal Horticultural Society.
Cada capítulo, dedicado a diferentes grupos de cultivo, comienza con una introducción general acerca de los elementos más importantes que deben tenerse en cuenta, como el clima y la localización o la planificación. A continuación, de cada uno de los especímenes, clasificados según un orden alfabético, se mencionan las características concretas que su cultivo requiere, como el tipo de suelo, la profundidad de la siembra o las formas y variedades existentes. Todo ello se ilustra con numerosas fotografías paso a paso que permiten visualizar el proceso que debe seguirse en el cultivo. El último capítulo, de gran interés, describe las enfermedades y plagas que las plantas pueden desarrollar. Una guía muy útil para el principiante y para el que quiera cultivar nuevas especies en su huerto.