Mostrando entradas con la etiqueta verano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta verano. Mostrar todas las entradas

Al fresco

La hierba de los canónigos o simplemente canónigos que debe su nombre a los huertos de los monasterios.  Es una planta  de otoño e invierno de muy fácil cultivo y que por sus cualidades gustativas no debiese de faltar en el huerto, ni en el plato.
Pero si queremos cultivarla en estas fechas en las que empieza a llegar el calor, podemos hacerlo aprovechando las zonas sombrías de nuestros huertos y no dejando secarse el terreno. Evitaremos así que el vegetal espigue y añadiendo frescor y vitaminas a nuestras ensaladas veraniegas.Aprovechando también las zonas sombrías donde otros vegetales crecen mal.
Para temporadas mas frías, os dejo esta receta que yo hago y que copie en su día de internet.

Como hacer Crema de hierba de los canónigos: Sofreiremos en aceite y grasa de jamón ibérico, las cebollas picadas bien finas, en una olla. Añadiremos el vino y lo dejaremos reducir dos terceras partes. Agregaremos el agua fría y lo dejaremos cocer durante 15 minutos, a partir de que arranque el hervor.
Mientras, iremos limpiando las raices de los canónigos. En una olla aparte, escaldaremos en agua hirviendo, cortando la cocción, poniendo las hojas en agua fría con hielo.
Bajaremos el fuego. Incorporaremos la nata líquida a la olla y los canónigos escaldados. Haremos que todo el conjunto arranque a hervir. Lo retiraremos del fuego. Lo trituraremos y lo colaremos. Lo rectificaremos de sal.
Serviremos la crema caliente en boles individuales.  Comer las hortalizas no tiene porque ser aburrido y repetitivo.

Conservar tomates cherry

Los tomates cherry son muy productivos y a veces no damos a basto a consumirlos, así que teniendo cantidad hemos pensado en hacer conserva de tomates cherry en aceite de oliva, para así disponer de ellos cuando deseemos.

La elaboración es muy sencilla, lavamos los tomates los secamos y los cortamos por la mitad. Los disponemos en la bandeja de horno sobre papel de aluminio o sulfurizado y espolvoreamos, azúcar, sal, pimienta negra y tomillo, un hilo de aceite e introducimos en el horno a 100º C durante 2 horas aproximadamente. .

Una recomendación para participar en el ahorro energético es apagar el horno un ratito antes de que estén a tu gusto, dejando los tomates cherry en el horno y aprovechar así el calor residual.

Una vez que los tomates estén listos, déjalos enfriar y prepara los tarros de conserva, que deberán ser herméticos y estar esterilizados. Introduce los tomates cherry en los tarros y cubre con aceite de oliva. En este punto puedes añadir más orégano, tomillo, pimienta en grano o lo que desees.

Si quieres conservar los tomates cherry varios meses, deberás cocer los tarros al baño maría durante 20-30 minutos contando desde que el agua entra en ebullición.Además el aceite de los tarros será después un perfecto aliño para una ensalada.

Ahuyentar a la mariposa de la col

En estas fechas la mariposa de la col (Pieris brassicae) pone sus huevos sobre nuestras coles y otras plantas de  la familia de las Brasicas, pudiendo causar graves daños sobre todo en plantas jóvenes. Para ahuyentar a estos molestos visitantes, he comprobado, después de leer sobre  el tema, que el tener plantado menta e cerca de nuestra parcela repele a dicha mariposa. También  funciona esparcir hojas de menta sobre las plantas pero al secarse pierden su efectividad.
 Yo personalmente tengo plantada Mentha spicatta por ser la que mas uso para tomar con el té, pero he leído que  otras mentas como la hierbabuena o la chocolate sirven.

Reproducir nuestras fresas por estolones


Los días largos y calurosos de los meses de verano provocan toda una revolución en la naturaleza y nuestras fresas lo manifiestan emitiendo estolones, que podemos utilizar para reproducirlas.
Los tallos rastreros que muchos conocemos por estolones al entrar en contacto con la tierra tienen la peculiaridad de producir plantitas y cuando esto sucede de forma natural, lo hacen al por mayor.
Pero podemos controlar el proceso eligiendo solo los mas fuertes de cada planta y eliminando el resto, evitando así un gasto innecesario a las plantas madre.
Con los estolones que dejamos procederemos de la siguiente manera: Colocaremos una pequeña maceta con un buen sustrato de enrizamiento y basta con asegurar a el sustrato o tierra la planta unida al estolón, mediante una horquilla o un alambre doblado para que desarrolle raíces, lo cual hará en unos cuantos días. Dejarlas después una temporada así (unidas a la planta madre) hasta que estén fuertes para el trasplante al final del invierno.

Regar el suelo no las plantas


El riego adecuado será la base para obtener hortalizas sanas, frescas y abundantes. Ayer hablaba de cuando regar los frutales, a lo que un amigo me comentaba si se podía hacer el riego con manguera que era como regaba el huerto.
La manguera puede ser un método de riego tan valido como cualquier otro aunque por lo general desperdiciamos mas agua que con un riego localizado, como el goteo.Otro problema es que al regar solemos mojar las plantas lo que produce quemaduras en las hojas con el sol al actuar las gotas como una lupa y fomentamos que las enfermedades fungicas al favorecer la humedad sobre las hojas, el desarrollo de las mismas.Esto es cusa de que nuestros tomates contraigan enfermedades como el mildiu, el oídio en las cucurbitáceas (Calabacines,pepinos melones y sandias) y podredumbres blandas en lechugas y otras hortalizas.
Recordar que las hortalizas son sensibles tanto al exceso como al defecto de agua.
Con el exceso de riego aparecen los siguientes problemas:
- Podredumbres en el cuello.
- Se derrocha agua.
-Hace que el fruto pierda sabor, por ejemplo, zanahorias, tomates, etc.
- En cultivos de raíz lleva al desarrollo de hojas en detrimento de la parte comestible.
Por lo tanto agua si pero al suelo y sin pasarse. Y nuestras plantas nos lo agradecerán con buenos frutos.
Otro consejo, tampoco es bueno regar con aguas demasiado frías o calientes; a la planta le puede "sentar mal". Fría estaría si se recoge directamente de un pozo en verano . Lo ideal es que esté más o menos a temperatura ambiental, Para que la dejaremos templar un poco al sol antes del riego

Regar nuestros frutales


Con la llegada del verano suben las temperaturas y baja la humedad ambiental, menos estos días aunque falta hacia la lluvia, y por lo tanto aumenta la evaporación del agua en el suelo. Aunque aquí en el norte no hay costumbre de regar los árboles frutales cada verano llueve menos por lo que en periodos de escasas precipitaciones seria necesario el aporte de agua de riego, si bien los árboles resisten mejor el estrés hídrico en verano que en primavera debido a la parada vegetativa de verano, una falta de riego puede influir en la formación de yemas fructíferas para el año siguientes.
Las necesidades medias de un frutal son de unos 5l/m al día, aunque estas cantidades dependen de el tipo de suelo y la humedad ambiental. La frecuencia también depende de la capacidad de retención del suelo, uno arenoso se regara mas a menudo que uno mas arcilloso, aunque se suele hablar de dos riegos por semana en periodos secos.
El mejor agua para estas labores es el agua de lluvia, por eso el recoger y almacenar el agua de las precipitaciones nos proporcionara el liquido necesario para los riegos y de forma gratuita.