Mostrando entradas con la etiqueta frambuesas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta frambuesas. Mostrar todas las entradas

Alimentar nuestros berries


A finales del invierno también es necesario preparar y abonar los pequeños frutos para que la fruta que nos den sea de mayor tamaño. Para ello debemos revisar los arbustos y ver en que circunstancias se encuentran, por si hubiese quedado por podar algo,eliminar las hierbas adventicias y si es conveniente acolchar ya que estas plantas no toleran bien que se cave a su alrededor puesto que tienen raíces superficiales. También es la época de abonar con abonos orgánicos, que van liberando nutrientes lentamente y poniéndolos a disposición de la planta cuando esta los precisa, ayudando así a los arbustos a brotar y florecer. Deberemos usar abonos adecuados que no cambien el ph del suelo, deberemos tener en cuenta que algunos de estos frutales necesitan tierras ácidas. En junio deberíamos de aportar algo mas de abono para ayudar a la planta con el desarrollo de los frutos y de las yemas de flor para el año siguiente.

Pequeñas nociones de poda


La poda es una labor muy importante en el cuidado de nuestros árboles ya que favorece el desarrollo saludable y la fructificación de los mismos.

Estamos en los meses idóneos, en el hemisferio norte, para podar nuestros arbustos y arboles frutales, excepto los frutales de hueso (ciruelos, cerezos, melocotoneros...) que se podan en periodo vegetativo para evitar la mala cicatrización de las heridas y la aparición de la gomosis que acabaría matándolos.

Si no hiela, puedes podar arbustos frutales: grosellero, frambueso y zarzamora o los frutales de pepita: perales y manzanos.También evitaremos realizar podas con tiempo lluvioso y húmedo, las heridas cierran mal y pueden ser un foco de penetración de enfermedades.

Los parrales y cepas de viñedos también son podados a finales de enero y febrero. Y las plantas de Kiwi también necesitan nser podadas en invierno.

Con luna menguante, cuando esta adopta la forma de la letra "C": la savia se concentra en las partes subterráneas, es recomendable en esta fase realizar injertos y podas, las ramas y sarmientos son mas resistentes cortadas en esta fase.
Las heridas de poda cuyo diámetro supere los 5 cm, cúbrelas con pasta cicatrizante. Por ejemplo, Lac Balsam, el cual se puede comprar en Internet o en tiendas de agricultura y jardinería
Aprovecha los restos de poda, hojas caídas, restos de verduras de la cocina, etc., para hacer compost casero. Si no dispones de un compostador, puedes adquirirlo en la tienda online de compostadores.com, modelos de calidad y a buen precio.

También puedes empezar en enero con la poda de los arbustos ornamentales y puede aprovecharse este momento para realizar injertos en rosales.

En estos meses puede ser frecuente que haya nieve: En ese caso procura quitarla de las ramas de los árboles, para evitar la rotura de las mismas.

Radiadores naturales



En nuestro huerto tenemos hortalizas amantes del calor, como los melones, pepinos, pimientos y las berenjenas; incluso los tomates aunque toleran mas temperaturas agradecerán el calor. Para favorecer estos vegetales dispongan de el nos podemos servir de la cualidad que tienen los muros y paredes de actuar como radiadores por acumulación, es decir que acumulan el calor del sol durante el día y lo van desprendiendo lentamente durante la noche. Ademas protegen a las plantas sembradas contra ellos de aires fríos y secos.
Los mejores muros para plantar hortalizas contra ellos son los orientados al Sur y al Oeste. Plantando frutales frente a las paredes también se beneficiaran de estas cualidades. Siempre que sean frutales que quieran calor como albaricoques e higueras y formados en formas planas. los pequeños frutos y fresas pueden ser otra buena opción.
En una pared con poco sol (menos de 4 horas), sólo podrían cultivarse algunas hortalizas como lechuga, espinaca o perejil.