Mostrando entradas con la etiqueta Autoconsumo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Autoconsumo. Mostrar todas las entradas

Al fresco

La hierba de los canónigos o simplemente canónigos que debe su nombre a los huertos de los monasterios.  Es una planta  de otoño e invierno de muy fácil cultivo y que por sus cualidades gustativas no debiese de faltar en el huerto, ni en el plato.
Pero si queremos cultivarla en estas fechas en las que empieza a llegar el calor, podemos hacerlo aprovechando las zonas sombrías de nuestros huertos y no dejando secarse el terreno. Evitaremos así que el vegetal espigue y añadiendo frescor y vitaminas a nuestras ensaladas veraniegas.Aprovechando también las zonas sombrías donde otros vegetales crecen mal.
Para temporadas mas frías, os dejo esta receta que yo hago y que copie en su día de internet.

Como hacer Crema de hierba de los canónigos: Sofreiremos en aceite y grasa de jamón ibérico, las cebollas picadas bien finas, en una olla. Añadiremos el vino y lo dejaremos reducir dos terceras partes. Agregaremos el agua fría y lo dejaremos cocer durante 15 minutos, a partir de que arranque el hervor.
Mientras, iremos limpiando las raices de los canónigos. En una olla aparte, escaldaremos en agua hirviendo, cortando la cocción, poniendo las hojas en agua fría con hielo.
Bajaremos el fuego. Incorporaremos la nata líquida a la olla y los canónigos escaldados. Haremos que todo el conjunto arranque a hervir. Lo retiraremos del fuego. Lo trituraremos y lo colaremos. Lo rectificaremos de sal.
Serviremos la crema caliente en boles individuales.  Comer las hortalizas no tiene porque ser aburrido y repetitivo.

Mildiu del tomate

Comenzamos con la plantación  de tomates al aire libre ahora que empiezan a subir las temperaturas, sobre todo las nocturnas.  Un problema mas que habitual aquí en la cornisa cantábrica donde la humedad ambiental es alta, es el mildiu. Para ayudar a nuestros tomates frente a esta enfermedad producida por hongos del  género phytophtora os dejo algunos métodos ecológicos y de manejo.

Consejos para el tratamiento del Mildiu
Hemos constatado que el manejo del riego se vuelve fundamental a la hora de controlar la expansión. El estrés hídrico altera los mecanismos defensivos de la planta, asimismo, en suelos cuya flora microbiana está alterada también son más propensas las plantas a esta enfermedad (y a cualquiera).

El correcto manejo del riego y del suelo, con aportaciones periódicas de materia orgánica de buena calidad, como el humus de lombriz, se hacen muy necesarios para incrementar los diversos y complejos mecanismos de protección de las plantas.

Por otro lado, debemos buscar plantas, semillas y demás material resistente al patógeno.
Asimismo los extractos de plantas y de algas y otros tratamientos naturales consiguen aminorar e incluso controlar la enfermedad.

Tradicionalmente las sales de cobre en sus distintos compuestos han sido los productos utilizados para el control del mildiu. Sulfato de cobre, oxicloruro de cobre, caldo bordelés, hidróxido cúprico, etc.
También las decocciones, infusiones, fermentaciones (según cada planta) de cola de caballo, ortigas, manzanilla, saúco (sambucus nigra), son muy interesantes porque generalmente tienen dos mecanismos de actuación, uno directo y otro a través de la inducción a resistencia frente a enfermedades. También como nutrición foliar.
La búsqueda y selección de variedades locales de semillas (sobre todo de hortícolas) es muy importante a la hora del control de patógenos (como el mildiu), puesto que iremos seleccionando las variedades que mejor resisten. El intercambio de semillas entre agricultores de la zona ha sido siempre la garantía de variabilidad y viabilidad de las especies cultivadas por el hombre.
La utilización de compost maduros y de buena calidad, humus de lombriz, etc. que posibiliten la mejora del suelo y el combustible para la expansión de la vida microbiana, ese complejísimo mecanismo que es el verdadero artífice de la nutrición y de la salud de las plantas.
Espero os haya sido de alguna ayuda.

Fresas de bosque

No penséis que os he abandonado, solo es que en estas épocas estoy a tope con los cursos y los trabajos del huerto.
Uno de los cultivos con los que ando ahora poniendo en mi huerto, son las deliciosas fresas silvestres (Fragaria vesca) oriundas de Europa. Este año he sembrado variedades como las amarillas "Yellow Wonder" o  variedades rojas como la "Regina" y "Alexandria". Ademas he pedido semillas de variedades de fresas alpinas rusas Fragaria vesca var. alpina, como la "Cuento de hadas" o "Postre de oro". Estas fresas son diminutas pero su sabor y su olor rivalizan con las variedades hortícolas, de mayor tamaño pero menos sabrosas. Ademas son mas resistentes y de mas fácil cultivo.
Para comerlas  os dejo esta curiosa receta que encontré en Internet.
Fresas al riñón.
Es muy fácil, como estas fresas son las bayas más diminutas que podáis imaginar, no hay forma de tener suficientes para preparar nada con ellas. Lo mejor es comerlas tal cual , una aquí, otra allá, agacharse, ...estirarse...arriba..abajo y recordad que hay que doblar algo las rodillas para no castigar demasiado los riñones.

Sandía de Ratón

Este año voy a probar con el cultivo de una nueva hortaliza en mi huerto, la sandía de ratón (Melothria scabra) ya que he conseguido semillas.
La sandía de ratón también llamada en inglés "Cucamelon"  tiene el aspecto de una sandía en miniatura, pero el sabor es como el del pepino y por eso se puede utilizar como los pepinillos encurtida o en la ensalada.
La Melothria Scabra se cultiva como planta anual.La planta necesita una ubicación al sol y un lugar por donde poder trepar, a la sombra también crece bien pero a penas se obtienen frutos. Sin fertilizante la planta puede alcanzar una altura de 3,5 m, aunque prefiere terrenos ricos en nutrientes par dar una buena cantidad de frutos.
 Por probar no perdemos nada y así añadiremos un poco de variedad a las ensaladas, en verano.


El ruibarbo



Esta semana por fin he conseguido una planta que tenia muchas ganas de tener en mi huerto, gracias a las chicas de Mis herramientas de jardín que me han regalado una corona de dicha planta traída del botánico de Kew. La variedad de ruibarbo (Rheum rhaponticum) que me han traído es la "Timperley Early".

El origen del ruibarbo no se encuentra bien definido, los expedientes más tempranos datan
de 2700 A.C. en China en donde el ruibarbo fue cultivado para propósitos medicinales
debido a sus calidades purgativas, las especies oficinalis son las que proceden de China (Rheum palmatum y Rheum officinali). En Europa las especies que se conocen son Rheum rhaponticum y rheum emodi. También se toma como referencia su origen en Siberia y el Sudeste de Rusia.

No fue hasta el siglo XVII en que el ruibarbo fue producido con propósitos culinarios en
Inglaterra y llevado a América.  Tambien es muy cultivada en los países nórdicos.

El ruibarbo a menudo se confunde con una hortaliza de fruta, pero es realmente un pariente
cercano del alforfón del jardín, y es por lo tanto un miembro de la familia vegetal. El
ruibarbo es rico en vitamina C y fibra dietética, es una especie herbácea perenne que puede
llegar a medir hasta 3 metros de altura.


El órgano de consumo lo constituyen los prominentes pecíolos de las hojas. Estos son de un largo variable entre 30 y 75 cm y un grosor de 2 a 5 cm, de sección semicircular, y presentan epidermis rojiza a roja e interior color verde a rojizo. La composición nutritiva es similar a otras hortalizas, con alto contenido de agua y bajo contenido calórico, sin que se destaque por ningún componente habitual. Los pecíolos, que son ácidos y fibrosos, se usan cocidos en sopas, dulces y pasteles; de allí que se conozca también como "pie plant" en inglés. También se le utiliza para la producción de vino de ruibarbo. Pero sus hojas son tóxicas debido al contenido de ácido oxálico.

Se puede cultivar en invernadero y al aire libre. Requiere tierra bien abonada que no se encharque y una exposición soleada. Se reproduce por semillas y por división de la raíz. Las plantas que se trasplanten al exterior, se les debe proteger, en invierno, de las heladas cubriéndolas con paja seca y compost, al igual que las alcachofas. Agradece los abonos en forma orgánica en primavera. Sus principales enemigos son caracoles y babosas.

Reciclando en la huerta

Cada día aparecen mas ideas e imaginación a la hora de reutilizar los desechos. Mirando por la red, me encontré esta cama elevada construida con botellas de plástico. Una idea genial que ademas de aprovechar materiales reciclados se sirve del calor que acumulan las botellas para calentar el suelo.
Se me ocurre que las botellas también se podrían rellenar de arena para guardar más calor. de todas formas ahí esta la idea y solo nos queda probar y experimentar; no perdemos nada es gratis.

Tus propias semillas

Una de las alegrías del autocultivo es ver crecer las plantas provenientes de tus propias semillas. Esto nos hace más  autosuficientes y nos permite conservar variedades adaptadas a la zona.
El mundo de las semillas es apasionante, exige una gran dedicación y mucha concentración, pero mejora la biodiversidad de tu zona y preserva variedades seleccionadas durante miles de años. Además permite un ahorro de dinero a medio plazo.
Por ello,no estaría de mas consultar algún libro como El placer de obtener semillas, de Jérôme Goust.Este ejemplar, es de los libros más completos que hablan del tema. También os puede ayudar este manual de la Junta de Andalucia, Cómo obtener tus propias semillas: manual para agricultores ecológicos.
 Con un poco de esmero podrás guardar variedades con todo su vigor, legado de nuestros antepasados y qué debemos mejorar o al menos conservar para las generaciones venideras. Aunque nada que ver con el proyecto del Ártico, del que hablaba en la anterior entrada, estaremos poniendo nuestro grano de arena en la conservación de la biodiversidad agrícola.

Conservar excedentes para ser autosuficientes

En ultimas entradas, a parte de cultivos, he ido incluyendo recetas y conservas con los productos del huerto.Y es que creo que la finalidad del hortelano autosufíciente es gozar, tanto él como su familia, de una dieta rica, variada y de buena calidad, a lo largo de todo el año. Pero la estacionalidad de muchos cultivos hortícolas no permite disponer durante todo el año de determinadas verduras y hortalizas frescas. Por otra parte, es frecuente que, en un momento dado, dispongamos de una abundante cosecha o producción que no podemos consumir en breve y que deseamos guardar para ir consumiendo poco a poco.
Por lo que esta seria la única forma de aprovechar mejor nuestros recursos y de depender menos del mercado. Lo que no es poco en los tiempos que corren.
Ademas del gusto de consumir nuestros propios productos.

Os dejo aquí un interesante manual para los que quieran profundizar mas en el tema.